Los fake de Macri en campaña: Una visita furtiva a la UBA

Mauricio Macri en Instagram.

Compartilo

Alberto Kornblihtt, uno de los más reconocidos científicos argentinos, relata cómo fue la visita de Macri al nuevo pabellón de la Ciudad Universitaria conocido como Edificio Cero + Infinito y cuenta la verdadera historia de su construcción. Por Alberto Kornblihtt

El lunes 8 de julio el Presidente Macri visitó las obras del nuevo pabellón de la Ciudad Universitaria de la UBA, asignado a su Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, conocido como Edificio Cero + Infinito. La construcción, prácticamente finalizada, fue diseñada por el famoso arquitecto uruguayo Rafael Viñoly y albergará a los Departamentos de Computación y Ciencias de la Atmósfera y los Océanos, el Instituto de Cálculo, aulas para cursadas, seminarios e informáticas.

Lo preocupante es que en el video de la visita, difundido en las redes sociales, se ve al Presidente sonriente y orgulloso dando a entender que se trata de una obra de su gobierno, que se habría iniciado y terminado en 2 años y medio dentro de su mandato. En realidad todo se inició en 2006, el estudio de factibilidad fue realizado entre 2008 y 2010, y el 18/02/2011 la entonces Presidenta Cristina Fernández recibió en su despacho a Viñoly y a Sebastián Ceria, un graduado de la facultad que apoyó el proyecto desde su inicio. Con el apoyo explícito de la expresidenta al proyecto, éste avanzó. Entre los años 2012 y 2014 el exministro Barañao tramitó el financiamiento externo y en 2015 el exministro Kicillof aprobó el crédito del Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) que financió la obra. La misma fue licitada en julio de 2015 y adjudicada en octubre de ese año.

Quizás no deba llamarnos la atención que un presidente quiera colgarse las medallas de hechos que no son obra exclusiva de su gobierno, pero en política electoral, como probablemente en cualquier otra actividad, el ocultamiento de la verdad es sinónimo de mentira.

Pero hay un dato más, no menos preocupante, de la acción presidencial. La visita se produjo en un feriado en que la facultad se encontraba sin estudiantes ni profesores, quizás porque de estar presentes, habrían incomodado al ilustre visitante con sus reclamos por las políticas de ajuste en ciencia, educación y salud de su gobierno. Más aún, tampoco se encontraban presentes los anfitriones naturales de la casa como son el Rector de la UBA o el Decano de la facultad. El presidente entró porque algún empleado de menor rango del ex-Ministerio de Ciencia le abrió la puerta a una dependencia de una institución que tiene autonomía por ley nacional. Ni siquiera podemos decir que el Presidente entró a su casa, es decir a su “alma mater”, ya que no estudió en la UBA sino en la Universidad Católica Argentina.

Es decir, la máxima autoridad de la Nación hizo una visita furtiva, adjetivo que el diccionario define para aquello que se hace a escondidas o de manera disimulada y cuya etimología remonta al sustantivo latino furto, cuyo significado me reservo pero que, en la derivación al castellano, cambiando la efe por una hache, dio la palabra hurto.

* Investigador Conicet y profesor de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales. Universidad de Buenos Aires.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *