Bochado

Jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta. Imagen: DyN
Compartilo

Soledad Acuña dejó sin efecto la resolución 4055, en la que se ordenaban el cierre progresivo y la reducción de matrículas.

El gobierno porteño dio marcha atrás con el cierre de 14 escuelas nocturnas. A pesar de la defensa de la medida intentada por la ministra Soledad Acuña, el rechazo generalizado, encabezado por los maestros, los obligó al retroceso. “La lucha tiene sentido”, aseguraron los gremios

La
ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, dejó sin efecto la
resolución del pasado 13 de diciembre (N°4055/MEIGc/18) que establecía
el cierre progresivo de 14 escuelas comerciales nocturnas y la reducción
de matrículas en 9 liceos y bachilleratos del turno noche. En un primer
momento había confirmado el cierre de escuelas, pero el rechazo
generalizado que cosechó la iniciativa llevó a la ministra a negar que
existiera decisión de cerrar. Llegó a distribuir un video entre vecinos
en el que aseguró que “no vamos a cerrar ninguna escuela” y que el 6 de
marzo se iniciarán “las clases en los más de mil establecimientos
educativos que tenemos en la Ciudad”. Ahora confirmó que la decisión
existía. Desde los gremios celebraron la marcha atrás de Acuña,
anunciada ayer, y la atribuyeron a las numerosas protestas que
protagonizó la comunidad educativa: “Quedó demostrado que la
organización desde abajo y la lucha sin tregua contra el gobierno es la
única forma de que el gobierno retroceda en sus políticas”, sostuvo la
Asociación Docente de la Ciudad de Buenos Aires (Ademys). En el mismo
sentido, la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) remarcó que
“luchar tiene sentido”, aunque su titular Eduardo López advirtió que la
decisión oficial tiene tinte electoral y se tomó “con un ojo puesto más
en la campaña que por convicción”.

Desde que el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta publicó la resolución 4055, las declaraciones de Acuña mutaron desde la falta de argumentos hasta la negación. El pasado 21 de diciembre, en diálogo con Nelson Castro, la ministra confirmó que “sí, por supuesto se cierran (las escuelas comerciales nocturnas)”, e intentó justificar su decisión explicando que se trataba de “una mejora de la oferta educativa para los jóvenes que tienen que terminar la escuela”. La “mejora” implicaba la reducción de matrículas en 9 liceos y bachilleratos nocturnos y el cierre progresivo de 14 comerciales –también del turno noche– que, según Acuña, tienen un plan de estudios “viejo y anticuado” –nunca explicó por qué era mejor terminar con las escuelas que actualizar sus planes de estudio– y una “tasa de egreso muy baja”. A principios de este año, sin embargo, el gobierno porteño cambió la estrategia y envió a los vecinos, a través de correos electrónicos y mensajes, un video en el que la ministra negaba el cierre de escuelas establecido en la disposición que ella misma había firmado. La Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) denunció entonces “el uso político de bases de datos” por parte del gobierno porteño y consideró que  “si el gobierno dedicara el presupuesto que destina a contratar servicios de envío masivo de mensajes con información falsa a construir escuelas, la Ciudad no tendría los conflictos educativos que tiene”.

Ayer al mediodía, la Subsecretaría de Coordinación Pedagógica y
Equidad Educativa del Ministerio de Educación porteño envió un correo
electrónico a los supervisores anunciando que “mediante Resolución N°
1169/MEIGC/19  se deja sin efecto la Resolución N° 4055/MEIGc/18”.

El mensaje, que también informó sobre la conformación “de una mesa de
trabajo representativa de los diferentes actores del Ministerio de
Educación e Innovación para el desarrollo de los lineamientos generales
de las propuestas educativas a implementar a partir del ciclo lectivo
2020 en las escuelas Comerciales Nocturnas de 4 años”, circuló con
rapidez por la comunidad educativa porteña, que recibió la novedad con
“sorpresa” y “mucha alegría”.

“Estoy muy contenta, la resolución nos llegó de sorpresa por una
supervisora que recibió un mail de la Subsecretaría. Esto es producto
del  trabajo que nosotros realizamos todas las semanas, del trabajo
colectivo de las escuelas, los docentes, los directivos. La
multisectorial trabajó muchísimo y creo que estar en la calle diciendo
‘no al cierre’  todos los días fue fundamental”, dijo a PáginaI12
Alejandra Gómez, rectora del Comercial 10 Islas Malvinas y Prosecretaria
de Acción Social de UTE. 

Aunque advirtió: “Igual siento que no es que esto se ganó y ya está.
Creo que alguna otra cosa se va a venir y hay que estar preparados.
Ellos decían que las escuelas estaban abiertas y comprobamos que no era
así”. 

Como la inscripción online para los primeros años de los comerciales
nocturnos estaba bloqueada, la Multisectorial Contra el Cierre de las
Escuelas –formada por estudiantes, docentes y otras agrupaciones–
realizó durante diciembre y enero mesas de inscripción “simbólicas” a
modo de difusión de la problemática, a las que se anotaron más de 100
estudiantes.  “Se supone que van a abrir un espacio de diálogo para ver
qué nuevas estructuras van a dar a las nocturnas, que es lo que nosotros
pedimos: nosotros queremos que se reformulen los planes de estudio,
pero con los pibes y docentes adentro”, agregó Gómez.

Los reclamos de los docentes y estudiantes tomando las calles lograron su objetivo.

Jorge
Adaro, secretario general de Ademys, también calificó la nueva
resolución como “un triunfo inobjetable de la docencia de la Ciudad de
Buenos Aires, que desde el primer día que se anunció el cierre se
movilizó y generó un montón de acciones en contra de esto. Esa presión
hizo que la ministra se vea en la obligación de retroceder”. Adaro
aclaró que aún deben analizar bien la resolución, pero que lo importante
es que “deja sin efecto la anterior, que es lo que nosotros veníamos
solicitando. Estamos más que satisfechos”. 

La nueva resolución (N° 1169/MEIGC/19) encomienda a “las
subsecretarías de Planeamiento e Innovación Educativa y de Coordinación
Pedagógica y Equidad Educativa, extender hasta el 31 de marzo de 2019 el
período complementario de inscripción”. Adaro, en este sentido,
consideró que las inscripciones que se encontraban bloqueadas deben
abrirse nuevamente de manera “inmediata”: “Esta resolución que pone fin a
la 4055 debe ir acompañada de manera urgente por la apertura de la
inscripción online. Si esto no pasa en un margen de 48 horas, hay que
salir a denunciar al gobierno porque sería una manera de volver a
incentivar el vaciamiento de las escuelas”. 

A pesar de la buena noticia, que “pone a los gremios en una mejor
posición para continuar dando pelea al ajuste”, Adaro advirtió que aún
no están dadas las condiciones para que haya inicio del ciclo lectivo
2019: “todavía hay mucho por recorrer porque estamos en vísperas de
regresar a las aulas y tenemos varias cuestiones pendientes. No solo se
tiene que resolver definitivamente lo de las nocturnas, sino que se
tiene que dar una respuesta al problema salarial, al traslado de la
Escuela de Cerámica 1 y al cierre del maternal de Ramos Mejía, que son
acciones que forman parte del ajuste que viene llevando a cabo el
gobierno”.

Eduardo López, titular de UTE, también agradeció a la comunidad
educativa: “Esta ciudad tiene un corazón muy grande y sanciona a
aquellos gobernantes que quieren gobernar con corazón chico y quieren
cerrar escuelas”, dijo López a PáginaI12. Sin embargo, advirtió que la
decisión oficial tiene tinte electoral y se tomó “con un ojo puesto más
en la campaña que por convicción”.

Informe: Azul Tejada.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*