Una alternativa más para entender los despidos en el INTI

Compartilo

Hasta la noche del día lunes 29 (provocativamente, el “día de los ñoquis”), los trabajadores del INTI no han recibido los telegramas de despidos anunciados a los gremios el pasado viernes a la mañana.

Trabajadores, directores y coordinadores van armando el rompecabeza de los supuestos 261 despidos impulsados por el Presidente Ibáñez, y los Gerentes Luna y Zlatanoff. De ello se despende una lista que devela crueldad y revanchismo en primera instancia, y zozobra en segunda instancia. Crueldad, porque se despiden matrimonios (dos trabajadores del INTI casados entre ellos) con hijos pequeños que asisten a la guardería del INTI; a hermanos y parejas de trabajadores con fueros sindicales, militantes rasos de las tres agrupaciones que hoy constituyen el combativo sindicato de ATE INTI. Y también zozobra, porque se despiden trabajadores notables por sus aportes personales a las funciones del INTI, como es el caso de dos científicos que habías sido premiados en el pasado evento bianual “TecnoINTI”, donde todos muestran sus mejores contribuciones a la ciencia, la tecnología y la industria.

Pero para el colectivo de trabajadores del INTI no pasa desapercibido el ensañamiento contra la militancia sindical de ATE. El mensaje es claro: allanar un camino de reformas, sin tener en cuenta la defensa de los derechos de los trabajadores. Pero… ¿habrá algo más?

Sí, tal vez hay algo más: Tecnalia.

La relación del INTI con el Centro de Investigación de los Países Vascos, Tecnalia está referido, en un marco general, en el proyecto ELAN (European and Latin American Business Services and Innovation Network) en el que participan diversas instituciones vinculadas al desarrollo tecnológico de América Latina y Europa, y financiado por la Comisión Europea (CE) aspirando a aumentar y diversificar la presencia económica de Europa en Latinoamérica con el fin de dar cobertura a la demanda de conocimiento y tecnología innovadora. Tecnalia lidera este proyecto. La agenda de temas impulsada por los europeos con Latinoamérica son los llamados nuevos negocios tecnológicos: Industria 4.0, Alimentos, Energías Renovables y TIC`s. Esto es una agenda interesante, pero enteramente pensada desde la visión eurocentrista.

A partir de allí, nace una relación más específica y profunda entre el INTI y Tecnalia. En un proceso de reorganización del Instituto, se contrata a este organismo público – privado vasco para que opere como consultora, y hay quienes afirman que será responsable de ella. Distintos documentos extraoficiales dentro del INTI, muestran con total desparpajo que en el “flujograma” de toma de decisiones de como reorganizar el INTI, está Tecnalia como “filtro”, entre la presidencia del organismo nacional, y los Ministerios de Producción y Modernización.

En una reunión reciente, el 26 de enero del 2018, las organizaciones empresarias Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO), de la Mediana Empresa (CAME) y Unión Industrial (UIA), fueron testigos y avaladores de los avances de esa reorganización del INTI. La exposición estuvo a cargo de especialistas vascos de Tecnalia.

De esta manera, el INTI del futuro será una institución diseñada a criterio, y muy posiblemente, al interés de Tecnalia. ¿Por qué? Para responderlo, puede ser interesante traer aquí, los intentos del Gobierno Nacional del Presidente Macri, en lograr el acuerdo Mercosur – Unión Europea.

Si bien no se logra aún este acuerdo, la tozuda defensa de los europeos de su agricultura subsidiada impide avanzar a la oferta agrícola latinoamericana. Porque en definitiva, el interés de los librecambistas y neoliberales (y muy conservadores) gobiernos del cono sur, es que en este acuerdo se arregle con libre intercambio entre productos primarios propios, y manufacturas extranjeras. Como hace 200 años atrás.

Pero hoy hay cierta modernidad en ello. Las transacciones comerciales se regulan bajo algunos parámetros de intercambio del siglo XXI: medidas fitosanitarias, normas de calidad, estandarización, etc. Para ello, los organismos de control tecnológico, cobran validez. Para ser claros: el INTI argentino, y la Tecnalia vasca – europea, son actores llamados a colaborar en estos acuerdos.

¿Tecnalia controlará las funciones del nuevo INTI? No lo sabemos, pero en esta nueva división internacional del trabajo, está claro ambos roles. INTI trabajará sobre los productos primarios que se exportan, y sobre las manufacturas que se importan. Tecnalia, viceversa. Serán parte de un mismo equipo.

Finalmente, el tema de los despidos en el INTI. Si esta primera tanda es de marcado sesgo antisindical, es de suponer que con ello se desactiva la posible y futura resistencia, no solo a una nueva estructura, sino a unas nuevas funciones. No será el INTI un organismo de defensa de la industria nacional, sino un agente del libre mercado de mercancías entre un mundo desarrollado, y otro dependiente tecnológicamente.

Y hay más. Tal vez, los despidos sean un prerrequisito de Tecnalia a su inminente cogestión del INTI. Porque ya ha demostrado sus dificultades de gestión con los sindicatos nacionales de España, porque ellos tiene la mala costumbre de impulsar Convenios Laborales Nacionales, y no Convenios Colectivos Particulares, como son los que usualmente se usan en estas instituciones de ciencia y tecnología europea.

https://latribunadelpaisvasco.com/not/8228/viacrucis-de-tecnalia-en-arwgentina

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*