No son lo mismo, pero se le parecen tanto…

Compartilo

La derecha siempre fue muy bruta, y creyeron que matando una persona, mataban una idea.

No se llamaban cambiemos, se llamaban la revolución libertadora. Solo cambiaron los tiempos y las formas.

Los mismos odios. El silencio de siempre.

No hace falta llevarse a los pibes, cuando se tortura a una maestra a plena luz del día.

La columna de Fenrando Borroni.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *