Sandra era un verdadero ejemplo de trabajo, lucha y docencia

Imagen: Facebook
Compartilo

El recuerdo de los docentes de la escuela.

“Escribo esto con tristeza, enojo y en shock”, fueron las palabras de un profesor de música tras conocerse la muerte de la vicedirectora de la escuela de Moreno, Sandra Calamano, por la explosión de una garrafa en mal estado que ya había sido denunciada. En la escuela 49 Nicolás Avellaneda donde ayer ocurrió la tragedia funcionaba el programa Coros y Orquestas, iniciativa que había sido fomentada por la vicedirectora fallecida y que cada sábado abría la escuela y le preparaba el desayuno a los chicos.

“Sandra era la vicedirectora y la mamá de una de las músicas de la orquesta. Cada sábado ella abría temprano la escuela para la orquesta y para que los pibes jueguen a la pelota en el patio. También hacia el desayuno, arreglaba las cosas del colegio, limpiaba y nos aconsejaba cómo manejarnos y protegernos de este sistema que acorrala a los docentes”, recordó Augusto Arias, el docente de música.

Las historias de afecto hacia los dos fallecidos, además de Sandra murió el auxiliar de la escuela, se acumularon entre los docentes, las familias y los allegados a la escuela. Los dos eran muy queridos por la comunidad. “Sandra también pintó las banderas de nuestra orquesta para las marchas “que sigan las orquestas”. Ese día, llevó en su auto a todos los chicos que pudo para la marcha y hasta dio un minidiscurso improvisado y notable frente a los miles de personas”, siguió con su recuerdo el docente.

Según el recuerdo del maestro, la vicedirectora hacía todo lo posible por mantener bien la escuela a pesar de los pocos recursos que enviaba la Dirección General de Cultura y Educación, como “cortar la lavandina” para que alcance o rebuscársela para alimentar a todos los chicos con la escasa comida.

“Esto no fue un accidente. Es producto de la desidia de los gobiernos en la educación y demuestra la soledad e hidalguía en la que trabajan los docentes hoy en día. Y para graficar esto, puedo decir que el lugar donde explotó la garrafa es donde dábamos clase de violín”, remarcó Arias, que recordó a la vicedirectora como un “verdadero ejemplo de trabajo, lucha y docencia”.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*